Buscar en:

Mándanos tu Artículo  Envíanos tu Artículo Sugerir al Autor Sugiere al Autor Enviar a un Amigo Envía a un Amigo

Enajenación de Acciones
Por: C.P. René Reta Leal
Existen muchos factores que motivan a una persona a realizar una enajenación de acciones, como ejemplos: el ya no querer seguir en el negocio, por alguna oferta importante, por cambio de residencia, para darle entrada a un socio con intención de inyectarle capital a la sociedad, por ya pensar en el retiro, para obtener una ganancia, entre otros.

Por cualquiera que sea la razón, una vez que ya se decidió a vender las acciones el momento más crítico es cuando se sabe que se tiene que pagar impuesto por dicha enajenación, por lo que es importante conocer los aspectos que más afectan la enajenación de dichos documentos.

En este artículo trataremos los aspectos fiscales más relevantes en una enajenación de acciones.

Uno de los primeros aspectos por conocer es con referencia a que se considera como “acción” para efectos fiscales. En ese sentido, en la Ley de ISR se señala que cuando se haga referencia a acciones, además de estos títulos, se entenderán incluidos los certificados de aportación patrimonial emitidos por las sociedades nacionales de crédito, las partes sociales, las participaciones en asociaciones civiles y los certificados de participación ordinaria emitidos con base en fideicomisos sobre acciones.

También hay que tomar en cuenta cuando se considera que existe enajenación de acuerdo al CFF, el cual la define como toda transmisión de propiedad, excepto para los casos de fusión y escisión que el mismo Código señala.

También al momento de que se está en una situación de éstas debe considerarse si el enajenante es una persona moral o persona física, ya que en cada caso se tienen algunas variantes con respecto a los cálculos fiscales.

ENAJENACIÓN DE ACCIONES POR PERSONAS MORALES.
Las personas morales están obligadas a acumular a sus demás ingresos la ganancia obtenida en la enajenación de acciones. Es decir, la ganancia que se obtenga en la enajenación de acciones vendrá a incrementar la utilidad fiscal o disminuir la pérdida fiscal que sin la mencionada enajenación tenga la empresa. Dicha ganancia se determina como sigue:

Ingreso obtenido por acción
( - ) Costo promedio por acción

( = ) Ganancia por acción
( x ) No. de acciones que se enajenan

( = ) Ganancia en enajenación de acciones

El costo promedio por acción se determinará de la siguiente forma:

Costo comprobado de adquisición (actualizado desde su adquisición hasta su enajenación)
( +/- ) Incremento o decremento de saldos de la CUFIN y la CUFIN-RE (actualizado)

( = ) Monto Original Ajustado de las acciones
( / ) Total de acciones propiedad del enajenante

( = ) Costo promedio por acción

Es importante mencionar que en el caso de que las acciones hayan sido adquiridas mediante capitalización de utilidades anteriores u otras partidas del capital contable, éstas no tendrán costo de adquisición (su costo equivale a cero) más sí se consideran en el total de acciones propiedad del enajenante, lo que viene a disminuir el costo promedio por acción de las mismas.

Para efectos de los pagos provisionales de ISR, cuando se obtenga ganancia en la enajenación de acciones, ésta también se debe considerar como parte de los ingresos nominales (acumulables).

Pérdida en la enajenación de acciones.
La pérdida en enajenación de acciones solo es deducible cuando cumpla los siguientes requisitos:

 Tratándose de acciones que se coloquen entre el gran público inversionista, la pérdida se determinará efectuando los ajustes en el costo que se señalen en el artículo 19 de la LISR y tomando como costo de adquisición y como precio de enajenación, el de sus respectivas operaciones, cuando éstas se hayan realizado a través de la Bolsa de Valores.
 Tratándose de acciones distintas de las señaladas en el punto anterior, la pérdida se determinará efectuando los ajustes en el costo que se señalen en el artículo 19 de la LISR y tomando como ingreso obtenido el que resulte mayor entre el declarado y el que resulte a partir del capital contable por acción actualizado.

Las pérdidas por enajenación de acciones solo se podrán aplicar contra las ganancias por enajenación de acciones que se obtengan en el mismo ejercicio y en los siguientes cinco hasta agotarlas, aclarando que dichas pérdidas se actualizan.

ENAJENACIÓN DE ACCIONES POR PERSONAS FISICAS.
Las personas físicas que enajenen acciones estarán a lo dispuesto por el capítulo de enajenación de bienes de personas físicas de la LISR. Este capítulo permite que del monto de enajenación de las acciones se le disminuya el costo promedio por acción, calculando éste último bajo el mismo procedimiento que se utiliza para las personas morales (ya comentada en el punto anterior).

Impuesto anual.
Existe la obligación de presentar una declaración anual cuando se obtengan ingresos por enajenación de bienes, aún cuando no se esté dado de alta en el R.F.C. Para el caso de acciones no es la excepción, además el presentar dicha declaración cubre la discrepancia fiscal que se pudiese llegar a tener por el ingreso recibido en la enajenación de acciones cuando no se efectúen declaraciones periódicas.

El impuesto del ejercicio se calcula dividiendo la ganancia por enajenación de acciones entre el número de años transcurridos desde la adquisición y hasta la fecha de enajenación, sin que el número de años exceda de 20. Esto nos da como resultado la ganancia acumulable.

Dicha ganancia acumulable se sumará, en caso de que se tengan, a los demás ingresos del ejercicio como son salarios, honorarios y arrendamiento entre otros; al total de ingresos acumulables se le disminuyen las deducciones personales (gastos médicos y dentales) y al resultado se le aplica la tabla y tarifa de los artículos 141 y 141-A de la LISR, resultando el impuesto del ejercicio determinado.

Por la parte que no se acumuló de la ganancia mencionada en el penúltimo párrafo anterior, para calcular su impuesto se le aplica la denominada tasa vinculada, que viene a ser la tasa de impuesto que se está pagando por los ingresos acumulables que se tienen, es decir, aquella que resulta de dividir el impuesto del ejercicio determinado (sin disminuir las deducciones personales) entre la base del impuesto.

El impuesto total del ejercicio será la suma del impuesto determinado más el producto de multiplicar la ganancia no acumulable por la tasa vinculada. Contra el impuesto del ejercicio que se determine se disminuirán los pagos provisionales enterados durante el ejercicio.

Pago provisional.
Uno de los puntos más trascendentes al momento de efectuar una enajenación de acciones por una persona física, es la obligación de efectuar el pago provisional. Este es un punto muy importante en la negociación que se vaya a tener con el adquirente, ya que en principio, se tiene la obligación de efectuar un pago provisional del 20% del monto de la operación como pago provisional, sin tomar en cuenta el que se obtenga o no una ganancia.

El pago provisional lo debe retener el adquirente, proporcionando constancia de ésta al enajenante y enterarlo dentro de los quince días siguientes a la fecha de la operación. Cuando el adquirente no sea residente en México, el entero del pago provisional lo deberá efectuar el enajenante dentro del plazo señalado.

Existe una opción para que en un momento dado la retención pueda ser menor al 20%, y ésta se da cuando el enajenante manifieste por escrito al adquirente tal situación. Para estos efectos es requisito indispensable que el enajenante haga dictaminar por un Contador Público Registrado la operación de enajenación de acciones, y este presente el aviso y dictamen respectivo ante las autoridades correspondientes.

Exención para personas físicas.
De acuerdo a la LISR en su artículo 77 fracción XVI se encuentran exentos los ingresos obtenidos con motivo de la enajenación de acciones u otros títulos valor que se realicen a través de bolsa de valores autorizada o de mercados de amplia bursatilidad que determine la SHCP.

A manera de ejemplo, esto significa que las operaciones realizadas en la BMV por compra y venta de acciones, no generan impuesto sobre la renta a las personas físicas, siendo en caso de obtener ganancias un punto muy atractivo para inversión, sin olvidar que no siempre se llegan a obtener ganancias.

Responsabilidad solidaria.
Es muy importante que cuando una persona adquiera acciones de una persona física, efectúe de forma correcta la retención del impuesto provisional causado, debido a que el CFF las señala como responsables solidarias con el contribuyente del pago de dichas retenciones.

Asimismo, las sociedades también tienen responsabilidad solidaria en el pago de las retenciones de impuesto, cuando al inscribir a sus socios en el libro de accionistas, no se cercioren de que éstos hubiesen cumplido con la obligación de la retención y entero del impuesto causado por el enajenante de tales acciones o en su caso, haber recibido copia del dictamen respectivo. Las sociedades podrán quedar liberadas de esta responsabilidad, cuando presenten aviso a las autoridades fiscales dentro del mes siguiente a la inscripción en el libro de accionistas, de no haber recibido documentación que compruebe el cumplimiento de las obligaciones por parte del adquirente y proporcionando los datos de identificación del socio o accionista de que se trate.

Estos son solo algunos de los aspectos que se consideran más importantes, sin dejar de mencionar que en el caso de una operación de enajenación pueden existir algunas variantes muy particulares en cada situación, por lo que es muy importante que antes de que se realice cualquier operación con acciones, se analicen todos los aspectos que esto implica.

retaleal@perezgongora.com

Califica este Artículo
Excelente Muy Bueno Bueno
Regular Malo . . .
.

Para una mejor consulta de este producto se recomienda utilizar el navegador
Microsoft Explorer 4.0 (o superior) o Netscape Navigator 4.0 (o superior).