Buscar en:

Reflexiones Jurídicas

Sugerir al Autor Sugiere al Autor Enviar a un Amigo Envía a un Amigo

Trabajadores de Confianza (Segunda Parte)
Por: Ivonne V. Muñoz Torres
Continuación…..

"IX.- Los trabajadores sólo podrán ser suspendidos o cesados por causa justificada, en los términos que fije la ley. En caso de separación injustificada tendrá derecho a optar por la reinstalación en su trabajo o por la indemnización correspondiente, previo el procedimiento legal.

En los casos de supresión de plazas, los trabajadores afectados tendrán derecho a que se les otorgue otra equivalente a la suprimida o a la indemnización de ley;" (1)

Algunos autores consideran que con relación al primer párrafo de esta fracción, los trabajadores de confianza tienen derecho a la estabilidad del cargo, en tanto no den motivo para su cese, sin embargo yo considero que esta disposición no es aplicable a los trabajadores de confianza puestos que éstos no gozan de estabilidad en el empleo, en dado caso cabe mencionar que no se puede alegar a "la pérdida de la confianza como causal de rescisión" de acuerdo a lo enunciado en la tesis jurisprudencial (Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito Época: Octava Época Fuente: Semanario Judicial de la Federación Parte : V Segunda Parte-1 Tesis: Página: 513. Rubro TRABAJADORES DE CONFIANZA AL SERVICIO DEL ESTADO. INEXISTENCIA DE LA PERDIDA DE LA CONFIANZA COMO CAUSAL DE RESCISION.)

"XI.- La seguridad social se organizará conforme a las siguientes bases mínimas: ...;" (2)

Este es un derecho que por efecto de lo dispuesto por la fracción XIV del presente artículo deberá de ser completamente aplicada a los trabajadores de confianza, sin argumento alguno que diga lo contrario, aun cuando los trabajadores de confianza no tengan estabilidad en el empleo. (Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito Época: Octava Fuente: Semanario Judicial de la Federación. Parte : XV-Enero Tesis: II.2o.C.T. 4 L Página: 319. Rubro TRABAJADORES DE CONFIANZA AL SERVICIO DEL ESTADO, UNICAMENTE GOZAN DE LAS NORMAS PROTECTORAS DEL SALARIO Y DE LOS BENEFICIOS DEL RÉGIMEN DE SEGURIDAD SOCIAL NO ASI DEL DERECHO A LA ESTABILIDAD EN EL TRABAJO. (LEGISLACION DEL ESTADO DE MÉXICO).)

La cual sustenta lo antes mencionado, de que mediante ninguna disposición podrá negársele la seguridad social a los trabajadores de confianza, para aclarar aun mejor esta situación podemos recurrir a lo que dispone la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, en los art. 92 y 105, que se transcribe a continuación:

ARTICULO 92.- Los trabajadores de confianza y temporales podrán obtener préstamos a corto plazo conforme a las mismas reglas establecidas en esta Ley para los trabajadores de base, mediante las garantías especiales que determine la Junta Directiva por medio de disposiciones reglamentarias.

ARTICULO 105.- Los trabajadores que disfrutarán del beneficio que consagra el artículo anterior, se refiere a los que estén al servicio de los Poderes de la Unión, del Gobierno del Distrito Federal, de las entidades públicas que estén sujetas al régimen jurídico de la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado y que además estén incorporados a los beneficios de esta Ley, así como los trabajadores de confianza y eventuales de los mismos poderes y entidades públicas. Los gobiernos de las Entidades Federativas y Municipios podrán celebrar convenios con el Instituto para incorporar a sus trabajadores a los beneficios del Fondo. Los pensionistas gozarán de los beneficios que establece este artículo, con sujeción a los acuerdos generales que en los términos y dentro de los lineamientos de esta Ley dicte la Junta Directiva.

En estos artículos queda mas que demostrado que en lo que se refiere a los créditos tanto de dinero como de fondos para la vivienda, por lo que no se le puede negar el disfrute de estas garantías de seguridad social, que consigna esta fracción a los trabajadores de confianza al servicio del Estado.

"XII.- Los conflictos individuales, colectivos o intersindicales serán sometidos a un Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje integrado según lo prevenido en la ley reglamentaria. Los conflictos entre el Poder Judicial de la Federación y sus servidores serán resueltos por el Consejo de la Judicatura Federal; los que se susciten entre la Suprema Corte de Justicia y sus empleados serán resueltos por esta última." (3)

Es claro que aun cuando los trabajadores de confianza al servicio del Estado no gozan de la estabilidad en el empleo y por lo tanto no tienen medio procesal alguno que les garantice dicha estabilidad, no podrá promover ninguna demanda relacionada con la estabilidad en el empleo ante Tribunal alguno, aunque cabe la excepción con la que se puede defender el trabajador demostrando que las funciones que éste realizaba en la dependencia demandada no eran meramente de confianza con fundamento en las que el art. 5 de la LFTSE enumera. (Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito Época: Novena Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta Parte : IV, Septiembre de 1996 Tesis: I.5o.T. J/8 Página: 580 Rubro: TRABAJADORES DE CONFIANZA AL SERVICIO DEL ESTADO, PRUEBA DEL CARACTER DE.)

Sin embargo, pueden suscitarse controversias relacionadas con la seguridad social o con las medidas de protección al salario, por lo cual ante una situación derivada de estas podrá promover un proceso ante el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje en mención de una de estas, por lo cual esta fracción si es aplicable también al tipo de trabajadores en estudio (Instancia: Pleno Epoca: Octava Epoca. Fuente: Semanario Judicial de la Federación Parte : VI Primera Parte Tesis: P./J. 9/90 Página: 91. Rubro TRABAJADORES DE CONFIANZA AL SERVICIO DEL ESTADO. EL TRIBUNAL FEDERAL DE CONCILIACION Y ARBITRAJE ES COMPETENTE PARA CONOCER DE LA CONTROVERSIA QUE SE SUSCITE CON MOTIVO DE SU CESE.)

Además cabe mencionar que si bien es cierto que los trabajadores de confianza no se insertan en el régimen laboral que establece la LFTSE, la autoridad no puede pasar por alto el régimen de garantías individuales, que en el apartado de derechos de los servidores públicos que la Constitución consagra, entre las que se encuentra la garantía de audiencia, por la cual se exige a la autoridad, de conformidad con lo estipulado en el art. 14 constitucional, que escuche en defensa al interesado, antes de ordenar la baja definitiva para que tenga oportunidad de aportar pruebas para hacer valer sus derechos; lo mismo podría decirse acerca de la garantía de legalidad que ordena a la autoridad fundar y motivar los actos y resoluciones que causen perjuicios a los trabajadores de confianza.

IV. ESTABILIDAD EN EL EMPLEO DE LOS TRABAJADORES DE CONFIANZA

Acosta Romero dice: "... el problema de la estabilidad es un hecho social, puesto que a la sociedad en su conjunto incumbe el hecho de que todo individuo goce de una actividad productiva que le permita satisfacer sus necesidades básicas y las de su familia y desarrollar su personalidad" (4)

Las ideas sobre seguridad social y la realidad laboral exhiben que la estabilidad debemos entenderla en el sentido de que el trabajador aspira a no verse expuesto a que el empleador sin causa justificable y comprobable y sin que por ello incurra en responsabilidad, pueda separarlo de su empleo dando por terminado el contrato por medio de una declaración unilateral.

Es importante, tener presente que con apoyo en el inciso b de la fracción VIII del art. 43 de la LFTSE cuando un trabajador de base asuma un cargo de confianza, conservará los derechos emanados del primer cargo, caso único en el que hablaríamos de “estabilidad en el empleo” (Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito Época: Octava Época. Fuente: Semanario Judicial de la Federación Parte : XIII-Abril Tesis: Página: 458. Rubro TRABAJADORES DE BASE AL SERVICIO DEL ESTADO, CONSERVAN ESE CARACTER AUNQUE LLEGUEN A OCUPAR UN CARGO DE CONFIANZA. )

También fundamenta lo expuesto el art. 5 transitorio de la LFTSE que menciona:

Art. 5º Transitorio.- Todo aquel personal que siendo titular de una plaza de base, pase o haya pasado con licencia o sin ella, a un cargo de confianza, caso a que se refieren los artículos 5o. Y 65, al causar baja en la plaza de confianza, tendrá derecho a regresar a su plaza de base original. También tendrá derecho a que, para efectos de antigüedad en su base, se le compute todo el tiempo que haya desempeñado el puesto de confianza.

Por desgracia, la falta de estabilidad en el empleo que sufren los trabajadores al servicio del Estado trae aparejada la consecuencia de que no se puede alegar un despido injustificado, con lo que mucho menos se tendrá derecho a un pago por indemnización constitucional y mucho menos el correspondiente a salarios caídos. (Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito Época: Octava Época. Fuente: Semanario Judicial de la Federación Parte : XIII-Abril Tesis: Página: 457. Rubro TRABAJADORES AL SERVICIO DEL ESTADO DE CONFIANZA. NO ESTAN PROTEGIDOS POR EL APARTADO "B" DEL ARTICULO 123 EN CUANTO A LA ESTABILIDAD EN EL EMPLEO. )

V. CONCLUSION

Tras realizar esta breve investigación podemos llegar a las siguientes conclusiones:

I. El concepto de trabajador de confianza aun cuando es muy utilizado no tiene un concepto particular, y mucho menos tampoco tiene parámetros que logren crear una definición practica y general de él.

II. La idea que se utilizo al momento de asignar el calificativo “confianza” no tiene nada que ver con la realidad de la situación jurídica de este tipo de trabajador, pues legalmente se prevé una gran desventaja para él, siendo que dadas las funciones que lleva a cabo se le debería de cuidar mejor, pues son funciones que requieren (en su mayoría) de cierta especialidad.

III. Aun cuando se tiene la idea de que un trabajador de confianza tiene una mayor jerarquía ante el trabajador de base, a fin de cuentas el mas ventajoso jurídicamente es el trabajador de base, puesto que hasta éstos gozan de la aplicación de una ley especifica (LFTSE), mientras que los de confianza se encuentran supeditados a disposiciones aisladas y a una falta de regulación homogénea con sus homónimos en otras dependencias.

IV. Los derechos que tienen los trabajadores de confianza enumerados en el art. 123 Constitucional si le dan cierto apoyo durante la duración de su trabajo, sin embargo al carecer de la estabilidad en el empleo, este tipo de trabajador se encuentra en un desequilibrio jurídico ante los trabajadores de base.

V. Su real naturaleza jurídica pende de un hilo pues son “seres” que existen supeditados a lo que suceda alrededor de su ambiente laboral para poder seguir laborando, “hoy existen, mañana ¿quien sabe?”, lo cual ante la situación actual del país genera una sensación de desconcierto en estos trabajadores, que son los que realizan en verdad las funciones que rinden provecho al Estado y no como los trabajadores de base que se merecen el calificativo de “burócratas” (pues no hacen realmente nada productivo).

VI. Por todo lo anterior, urge realizar una reforma a la LFTSE que promueva la necesidad de incorporar a “la estabilidad en el empleo” a los Trabajadores de Confianza”, o en su caso, crear una Ley Federal aplicable a todos los Trabajadores de Confianza al Servicio del Estado.

VI. BIBLIOGRAFIA

Acosta Romero, Miguel. Derecho Burocrático Mexicano, 1ª edición, Editorial Porrúa, S.A., México, 1995.
De la Cueva, Mario. El Nuevo Derecho Mexicano del Trabajo, 3a edición, Editorial Porrúa, S.A., México, 1975, p. 158.
Gutiérrez y González, Ernesto. Derecho administrativo y derecho administrativo al estilo mexicano. 1ª edición, Editorial Porrúa, S.A., México, 1993.
Morales Paulín, Carlos a. Derecho Burocrático. 1ª edición, Editorial Porrúa, S.A., México, 1995.
Varios autores. Instituciones de derecho burocrático, 1ª edición, Editorial Porrúa, S.A., México, 1987.

NOTAS

(1) Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
(2) Acosta Romero, Miguel. Derecho Burocrático Mexicano, 1ª edición, Editorial Porrúa, S.A., México, 1995, p. 381.

Para una mejor consulta de este producto se recomienda utilizar el navegador
Microsoft Explorer 4.0 (o superior) o Netscape Navigator 4.0 (o superior).